Boletines

Los menos beneficiados con juicios orales son los Policías: Álvaro González

Los menos beneficiados con juicios orales son los Policías: Álvaro González.

Las reformas constitucionales que dieron origen a un nuevo sistema de impartición de justicia, procuración y prevención de delito no han dado los resultados rápidos y contundentes que la sociedad esperaba, señaló el abogado penalista, Álvaro González.

En entrevista, el especialista en el Nuevo Sistema de Justicia Penal (NSJP), refirió que “aunque el NSJP está bien planteado, ya que en el sistema anterior era muy difícil demostrar la inocencia donde se llevaba a la cárcel a los ciudadanos y después se investigaba, hoy históricamente se está rompiendo con este paradigma”.

“Se creó una serie de jueces que velaran por la defensa de los derechos humanos de los procesados y de las víctimas, se rompe con el monopolio de la acción penal del ministerio público, se acota el catálogo de delitos graves buscando despresurizar las carceles y limpiar con practicas del constituyente que ante la falta de acciones de seguridad terminó incluyendo la mayoría de  los delitos como graves  para contener la delincuencia  y la homologación del proceso penal con la entrada en vigor del Código Nacional  de Procedimientos Penales, sin olvidar que por primera vez el Juez está presente en cada una de las audiencias y no como se utilizaba antes a través de un encargado Secretario de Acuerdos como bien es sabido”, agregó.

González destacó que aunque la reforma también promovió modificaciones entre la milicia  respecto a la manera de impartir justicia entre sus elementos, hoy de manera oral tomando como modelo el sistema que utilizamos los civiles. No obstante, la columna vertebral son los policías, el cuerpo que lo integra desde la cabeza mandos superior tropa deberían entender el espíritu de esta reforma que no es un mal que aqueja solamente nuestra entidad sino a toda la república está pasando por este viacrucis y es que están pagando la factura gobiernos actuales de los gobiernos anteriores, ya que la tarea había empezado en transformar las policías desde 2008 pero por cuestiones de corrupción, falta de voluntad política hoy estamos viendo sus consecuencias.

“Al policía se le pedía niveles bajos de educación por eso se le pagaba poco y si hay que resaltar que hoy ha subido el nivel académico y que en mi punto de vista particular pedir la universidad a sus nuevos integrantes así como incentivar a los elementos actuales daría buenos resultados en seguridad ya que la gente cambia su visión de vida al tener estudios ya que valoran más su trabajo y vería una oportunidad de crear una carrera policial y por lo menos pensarían dos veces echar a la basura su carrera profesional y policiaca por actos de corrupción o coludirse con gente del crimen organizado”, dijo.

“Los oficiales jamás imaginaron que tendrían que sostener casos ante un Juez ante abogados duros y tener conocimientos científicos, democráticos y jurídicos. En Tijuana vemos un nivel más profesional pero hay partes de la República Mexicana que hay estaciones , delegaciones o direcciones muy humildes y de poca educación y esto es muy hiriente tanto para los cuerpos de policía que son sujetos de burla como para las víctimas que ven alejado una justicia pronta”, agregó.

Para el legista, los policías son los menos beneficiados de este sistema y de sus reformas constitucionales ya que hoy se les exige demasiado si tomamos en cuenta con la inversión que se le dio a este capital humano hoy por hoy debe de tener conocimientos de prevención del delito, estudiar las causas, consecuencias,  saber resguardar las escenas de los crímenes,  sus vestigios  embalar y entregar de manera fiscalizada al ministerio público; llenar un informe policial homologado que no tenga inconsistencias que sean sujetas a dudas por tecnicismos y todavía como dije anteriormente sostener sus dicho ante el juez, ser sujeto a interrogatorios contrainterrogatorios y tener el léxico y conocimiento para expresarse de manera oral ante un público.

Asimismo, los cuerpos policiales tienen internamente para dirimir sus problemas jurídicos un sistema anquilosado, opaco y antidemocrático, cuestión que es incoherente ya que a ellos se les pide profesionalismo y respeto a sus derechos humanos cuando a ellos no se les respeta, y más aún están dentro de una hipótesis Constitucional en el artículo articulo 123 C Apartado B Fracción XIII  ya que el criterio de la Suprema Corte de Justicia de la Nación sobre los marinos, los militares, cuerpos de seguridad y el personal del servicio exterior llevan una relación en un sentido administrativo con el Estado, y no de naturaleza laboral, en ese tenor los elementos de seguridad pública no gozan de las garantías sociales constitucionales como un trabajador regular consagrados en nuestra Carta Magna.

Mediante dicho párrafo existe a todas luces una discriminación a un grupo de mexicanos al ser segregados a través de  una ley por el simple hecho de ser miembro de alguna corporación policial o militar, el objetivo debiera ser el incorporarlos  de manera efectiva a un trabajo digno y con la certeza de una carrera civil transparente en su sistema de escalafoneo que les permita una permanencia y una seguridad jurídica en sus empleos, puntualizó.