Comunidad

10 consejos para alquilar una vivienda y llevarse bien con el propietario

Alquilar una casa no siempre es fácil y tener una buena relación con el propietario es crucial para ambas partes. Pagar puntualmente el alquiler es la primera premisa, pero no la única, porque el inquilino también debe tutelarse. Aquí hay 10 consejos útiles que os servirán para alquilar de la mejor manera posible y llevarse bien con el propietario de la vivienda.

  1. Claridad: ¿qué casa estoy buscando? Antes de empezar a buscar, internet es una gran recurso para encontrar casas en renta, debes saber lo qué quieres exactamente, así podrás filtrar según tus preferencias, las distintas opciones que aparecen en webs como la de Segundamano. Por otro lado, no conviene presentarse a ver un apartamento sin saber cuánto quieres gastar y lo que crees que es indispensable para ti mismo en un hogar.

 

  1. Prepara con cuidado toda la documentación necesaria. Si has encontrado la casa que te gusta, proporciona todos los documentos que especifican tu situación laboral y tu sueldo. No mientas acerca de tu situación económica. Es mejor pedir ayuda a una persona de confianza como un amigo o un familiar que te pueda avalar.

 

  1. Prepara una lista de preguntas: es importante tener una lista de preguntas para averiguar si realmente te gusta el hogar en cuestión. No dudes si necesitas preguntar algo: por ejemplo: si los gastos están incluidos en el precio, cuáles son las normas del edificio, si hay calefacción… También es conveniente pedir las facturas de suministro del alojamiento.

 

  1. Pon por escrito todos los acuerdos: si el propietario se compromete a comprar un electrodoméstico, reparar la caldera o lo que sea, ponlo por escrito y que sea firmado por ambas partes: es absolutamente legal.
  2. ¡Lee el contrato! Parece increíble, pero pasa a menudo. Al momento de poner la firma, muchos no leen el contrato cuidadosamente y luego descubren cláusulas inesperadas. Un día antes de la firma, pregunta si puedes recibir el contrato por correo para que puedas leerlo en silencio y hacer cualquier pregunta y objeción.

 

Antes de entrar a vivir

 

  1. Controla con cuidado todo el apartamento: tómate todo el tiempo que necesites. Pídele al propietario ver todas las instalaciones, que te indique cómo se enciende la caldera o la lavadora. Es mejor para ambos, no hay nada peor que encontrar problemas durante las primeras semanas de alquiler.

 

  1. Conoce todos los detalles de la casa: ¿Cómo se cierra el agua en caso de que se estropeen las tuberías? ¿Dónde está el contador de luz? Si hay normas especiales de condominio. Aclara todos estos detalles para que no tengas que llamar al propietario cada dos días.

 

  1. Pide el número de teléfono al propietario: Otro clásico es que una vez que se ha firmado el contrato, el inquilino descubre que no sabe cómo contactar al propietario. Pídele que te deje un teléfono, un correo electrónico y pregúntale cuál es la mejor manera de ponerte en contacto con él.

 

Durante el alquiler:

 

  1. Pague a tiempo. Obviamente es la fórmula mágica para tener una buena relación. Pero una vez que te metas en problemas económicos, avisa inmediatamente, no te quedes en silencio. Si siempre has pagado regularmente, el propietario puede ser paciente y comprensivo. Lo más importante es ser siempre honesto.

 

  1. Sé razonable: hay inquilinos que piden cosas imposibles, incluso que se le cambie una bombilla fundida. Otros que, aunque saben que los animales no están permitidos, tienen en casa dos perros y un gato. Si se acordó al inicio del contrato no tendrás problemas y sabrás cómo comportarte en consecuencia.

Articulos relacionados