Redacción 17 agosto, 2018

El aumento de las temperaturas y los insectos hacen que tu mascota pueda sufrir más de lo normal.

Cuando llega el verano y las temperaturas aumentan, es imposible no sentir varias cosas. Por una parte, la alegría de que por fin hace buen tiempo y la luz del sol nos hará estar más activos. Por otra, los agobios propios del verano al tener que soportar a veces que el termómetro se dispare. Si tienes mascotas, piensa que a ellas les pasa igual, y por eso queremos darte algunos consejos para cuidar de tu gato en verano. ¡Apunta!

Evita la deshidratación

Algo común a todas las razas de gatos es que el calor hace que se deshidraten con bastante facilidad. Por eso es importante estar atentos a las señales que indican que puede estar pasando.

Comprobar si un gato está deshidratado es relativamente fácil. Si les cogemos de la nuca y levantamos la piel un poco, un gato bien hidratado no tardará en volver a tenerla en su sitio, mientras que si no lo está, se quedará en el sitio en el que la hemos subido. Y es que la piel de nuestro gato tiene relación directa con su hidratación.

Asegúrate de que haya siempre agua limpia disponible para tu mascota. También es importante cuidar su alimentación, puesto que el pienso no aporta nada de agua y por tanto hará falta que el gato beba más. Para que le sea más agradable hidratarse, cambia el agua con frecuencia y incluso pon un par de hielos para que esté fresca más tiempo.

Atención al pelo

El pelo del gato es una defensa natural contra los agentes externos. En invierno les abriga y en verano les ayuda a estar más frescos, por lo que es importante cuidar de este. Cepilla regularmente al gato para eliminar todo el pelo suelto y la suciedad que se haya acumulado. Así será más fácil que esté a gusto. Dependiendo de la raza tendrá el pelo más o menos largo, y la frecuencia del cepillado será mayor o menor, aunque lo ideal es que al menos lo hagas cada tres días como máximo.

¿Qué hay de cortar el pelo a un gato en verano? Si lo tiene muy largo puede que pienses que lo mejor es hacerlo para que sienta menos calor. Sin embargo no es recomendable cortar el pelo, especialmente en verano. Puede producir el efecto contrario y tener más calor, e incluso sufrir quemaduras producidas por el sol si se corta demasiado.

Consulta al veterinario

En verano hay una mayor cantidad de insectos y parásitos que pueden afectar a tu mascota. Visitar al veterinario te permitirá recibir instrucciones específicas, como usar algún producto para combatir los parásitos y protegerlo de ataques internos o externos.

No importa si el gato está siempre en casa y no sale a la calle. Los mosquitos y microorganismos que podemos traer de la calle, entre otros, pueden provocar enfermedades. También es fundamental seguir el calendario de vacunaciones para prevenirlas.

Exposición al sol

A los gatos les encanta ponerse al sol, que además les ayuda a producir vitamina D y estar más a gusto. Sin embargo, debes cuidar que no esté al sol directo durante las horas en las que hace más calor, para que no le de un golpe. Lo ideal es que salga solo por la mañana temprano o cuando el sol empieza a descender. Si le gusta estar siempre en la terraza o en el jardín y no es capaz de estar dentro, procura que haya sombra para que se refugie cuando necesite refrescarse un poco.

¿Qué otros trucos utilizas para que tu gato pueda soportar el calor del verano?