El triunfo de AMLO en BC y el “Voto de Castigo” de priistas y panistas

En una elección presidencial, donde además se elige a diputados y senadores -como fue el caso de Baja California- los partidos “dominantes” calculan

ADÁN DIEZ DE BONILLA

En una elección presidencial, donde además se elige a diputados y senadores -como fue el caso de Baja California- los partidos “dominantes” calculan haya un equilibrio en la cifra de votos obtenida por sus candidatos, sobre todo si hay lealtad de los militantes, pero en este proceso 2018 para el PRI y PAN no “cuadran” las cuentas.

Se sabía que la manera en que Ricardo Anaya Cortés, se hizo de la candidatura en Acción Nacional, disgustó a cierto sector de panistas. Por otra lado, la “imposición” de José Antonio Meade Kuribreña, igual molestó al priista de “hueso colorado”. De ahí que tanto albiazules como tricolores, hayan “cobrado factura” en las urnas el 1 de julio.

Al realizar un comparativo entre la votación obtenida en Baja California por los candidatos a diputados, senadores y presidente de la república de los candidatos de PAN y PRI, hay una diferencia cercana a los 50 mil sufragios y sí; éstos fueron para López Obrador.

Lo explico:
Mientras que el PAN contabiliza 202 mil 084 votos en la elección para Senadores, en la elección para diputados acumuló 199 mil 981 sufragios, pero la cifra baja en la elección presidencial donde solo obtuvo 182 mil 328 votos.

Es decir, casi 20 mil panistas -del otrora bastión albiazul- no votaron por Ricardo Anaya Cortés, abanderado de la coalición Por México al Frente.

Una situación similar ocurrió con el PRI, pues en la contienda presidencial José Antonio Meade únicamente obtuvo 77 mil 986 votos; peros los candidatos al Senado del tricolor, lograron 110 mil 756 votos, mientras que los aspirantes a una diputación consiguieron 96 mil 924 sufragios.

Está claro que en el PRI caló hondo la nominación de un “ciudadano” como candidato presidencial de la coalición Todos por México, pues la diferencia de votos  se agudiza en el tricolor. Por ejemplo, Meade Kuribreña obtuvo 22 mil 770 menos votos que los candidatos al Senado y 18 mil 938 menos que los aspirantes a diputado.

Los sufragios de MORENA:
El candidato de la coalición Juntos Haremos Historia, Andrés Manuel López Obrador, por MORENA obtuvo en la elección presidencial 575 mil 304 votos, pero los candidatos a diputados por MORENA solo 528 mil 358 sufragios, mientras que los aspirantes al Senado consiguieron 518 mil 398 votos.

La diferencia entre los votos obtenidos por López Obrador y los candidatos a diputados por MORENA fue de 46 mil 946 y con los candidatos al Senado de solo nueve mil 960.
Sin lugar a duda, el triunfo de López Obrador de cualquier manera se iba a consumar con o sin los 40 mil panistas y priistas -en promedio- que no votaron por sus respectivos candidatos -Anaya – Meade- pero refleja el malestar que les provocó la imposición de las candidaturas presidenciales.

La coalición Juntos Haremos Historia obtuvo más de medio millón de votos en Baja California, donde según cifras del Instituto Nacional Electoral (INE), participó poco más del 51 % de los ciudadanos en el listado nominal, un 10 % menos respecto al porcentaje de participación nacional.

Una reflexión final:
Si bien en Baja California, superar el 51 % de participación ciudadana en los comicios federales sienta un precedente, faltó un 10 % para igualar la media nacional.
Seguimos observando que dentro del PRI y el PAN hay “simpatizantes” o “militantes” que votan “dividido a manera de castigo” contra las decisiones que toman los líderes nacionales. Otros los identifican como desleales.

Más allá de que el voto sea libre y secreto; las matemáticas son exactas y cuando los números no cuadran, es cuestión de “echar un ojo” al PREP para tener más claro el comportamiento de la votación.

En una próxima entrega un análisis distrital, para conocer en qué zona hubo mayor inconformidad o más desleales.