Internacional

Vender agua a Estados Unidos no es proyecto viable: Alex Hinojosa

Vender agua a Estados Unidos no es proyecto viable: Alex Hinojosa.

La venta de agua a Estados Unidos a través de la planta desalinizadora que se proyecta construir en Rosarito no es viable, señaló Alex Hinojosa, Director General Interno del Banco de Desarrollo de América del Norte.

Tras confirmar que las desalinizadoras son necesarias para Baja California, consideró no viable que Estados Unidos compre agua desalada.

Refirió que ante las versiones sobre que la planta desalinizadora de agua de mar que se proyecta para Rosarito, podría vender a potenciales clientes en la Unión Americana, el funcionario de NADBANK afirmó que sería muy difícil porque tendría que bombearse hacia el norte, lo cual no lo considera viable.

En Baja California, añadió, se tiene la necesidad de agua para el crecimiento futuro, ya que desde hoy se está viviendo una situación crítica, puesto que el 98 % del vital líquido llega por el acueducto Río Colorado.

Manifestó estar informado de que el que el proyecto de la desaladora va bien y que la planta de Playas de Rosarito sería la más grande de Latinoamérica e indicó que el esquema de Asociación Público Privada (APPs) se ha usado en todo el mundo; ya que es una forma para que el gobierno no tome deuda directa y para que la empresa también entre para hacer un proceso eficiente.

Por otra parte, desde la Comisión Estatal de Agua de Baja California se establece que el proyecto de Rosarito no planea la exportación del agua, en ninguna de sus fases, hay limitaciones legales que requieren cambios constitucionales.

La empresa Aguas de Rosarito S.A.P.I. de C.V. es la encargada de construir y operar la planta desalinizadora. Este consorcio está integrado por las empresas NSC Agua SA y por Nuwater S.A.P.I de C.V., y en el contrato firmado con la Comisión Estatal del Agua.

En el contrato firmado y que es un documento público, se establece que tanto la primera como la segunda entrega del agua se hará en la planta El Florido, que se encuentra a 20 kilómetros de la frontera.

Las versiones en el sentido de que los excedentes de la planta desalinizadora en Rosarito se venderán a Estados Unidos, han surgido desde aquel lado de la frontera, pero la realidad es que no existe ningún contrato con nadie.