En Tijuana El Alcalde promueve el racismo

A Juan Manuel Gastélum Buenrostro, alcalde de Tijuana, seguramente se le recordará como el primer edil con el mayor número de ejecuciones en su gobierno

RUEDO POLÍTICO

ADÁN DIEZ DE BONILLA

A Juan Manuel Gastélum Buenrostro, alcalde de Tijuana, seguramente se le recordará como el primer edil con el mayor número de ejecuciones en su gobierno y por el racismo promovido contra los centroamericanos.

Y es que Gastélum Buenrostro, se ha encargado de poner el nombre de Tijuana en los titulares de la prensa nacional y mundial, no por los casi cuatro mil asesinatos durante su gestión, sino porque llamó “vagos, marihuanos y hasta indeseables” a los centroamericanos que integran la “Caravana Migrante”, que los derechos humanos son solo para los “humanos derechos”.

Incluso habló de realizar una consulta ciudadana para saber si los tijuanenses estaban dispuestos a recibir a más centroamericanos, o sea, tenemos un edil encargado de despertar el sentimiento xenófobo de sus gobernados.

El alcalde de Tijuana declaró en televisión nacional de un tema que desconocía, es decir, Gastélum tenía 72 horas fuera del país cuando inició el arribo de centroamericanos a Tijuana, no tenía los elementos suficientes para opinar de la situación, de ahí sus expresiones llenas de odio y racismo, que fueron el combustible que inició con la “satanización” de los migrantes.

Se sabía desde hace más de cinco semanas que migrantes centroamericanos vendrían a esta ciudad fronteriza en busca del “sueño americano”. Lejos de extremar precauciones, Juan Manuel Gastélum Buenrostro, alcalde de Tijuana, prefirió realizar el viaje a China.

Mientras el alcalde estaba en la “gira de trabajo”, los centroamericanos hicieron arribo a Tijuana, obviamente lo hicieron de manera desordenada, porque el gobierno municipal no preparó una estrategia para recibir a unos 500 migrantes (primer ingreso), ahora ya son más de dos mil 500.

La “Caravana Migrante” pernoctó un par de días en Playas de Tijuana hasta que un grupo de “tijuanenses” fueron al Parque del Mar a provocar a los centroamericanos, de ese modo, con intimidación, los centroamericanos fueron trasladados a un refugio habilitado en la Unidad Deportiva Benito Juárez, en pleno corazón de la zona de tolerancia del primer cuadro de la ciudad.

A la primera confrontación en Playas de Tijuana, le siguió una campaña de odio promovida a través de redes sociales a tal grado de que se convocó y realizó una manifestación para protestar contra la “invasión de migrantes”.

Llama poderosamente la atención que tanto en el zafarrancho de Playas de Tijuana y en la UDBenito Juárez, no hubo manifestantes detenidos, sobre todo porque claramente violentaron el Bando de Policía y Gobierno.

Ya en Tijuana, el alcalde Gastélum “suavizó” sus declaraciones y no se retractó, ni ofreció disculpas, pero ya solo dijo que algunos centroamericanos son malas personas y que los ciudadanos de bien son bienvenidos a la frontera.

Ahora se ha dedicado a “limpiar” su imagen, declarando en donde le dan oportunidad y en redes con sus influencers, a exigir al gobierno federal y legisladores federales, al menos 100 millones de pesos para alimento y cobijo de los centroamericanos.

Es tal la desesperación del alcalde, incluso al estilo de las bandas del crimen organizado, mandó colocar una manta con un mensaje directo al senador Jaime Bonilla, con lo que evidentemente, Juan Manuel Gastélum le apuesta a la politización del tema.

Al culpar al gobierno federal, Juan Manuel Gastélum, espera recuperar algo de capital político de cara al proceso electoral del 2019 que se realizará en esta entidad fronteriza.