Opiniones

Héctor Murillo Aguilar – La clase obrera de México en el siglo XXI

  Héctor Murillo Aguilar

  La clase obrera de México en el siglo XXI

  EGRESADO DE LA UNAM EN ECONOMÍA / MAESTRÍA EN DERECHO ECONÓMICO POR LA UAM

 

¿PUEDE O NO PUEDE HACER LA CARNE ASADA, LA CLASE OBRERA DE MÉXICO EN EL SIGLO XXI?

Desde su origen en los siglos XVII y XVIII, primero en Europa y después en el resto del mundo, La Clase Obrera siempre se encontró en la disyuntiva de ser o Una Clase en Sí o en la de ser una Clase para Sí, habida cuenta que ser una clase en sí, consistía en formar parte de un número o estadística laboral,  en algún centro laboral. De cualquiera de los tres sectores de la actividad económica en cualquier parte del mundo; en tanto que ser una clase para sí, consistía en darse cuenta de la importancia de su actividad social, exigir o luchar por sus derechos, incluyendo la huelga, agremiarse o sindicalizarse (Cuando estos surgieron), dar y recibir solidaridad a sus propios miembros, a otras organizaciones nacionales o internacionales, haciendo surgir, incluso el famoso Internacionalismo Proletario.

En estricto sentido, Ser una Clase en Sí, consistía en tener una existencia social sin una comprensión de la importancia de ser; en tanto que poseer la noción de Clase para Sí, connotaba, el propósito de poseer una conciencia social de número y poder.

El surgimiento de la clase obrera coincide en todo el mundo,  con el surgimiento de la economía del libre mercado y en el libre mercado, como en el ejercicio del poder, como todos sabemos, existió y siempre ha existido una verdadera equidad de género. Es decir, todo mundo puede estar o dejar de estar.

La clase obrera vivió su óptimo social a finales del siglo XIX y principios del siglo XX, fechas que coinciden con la conquista del Derecho de Huelga, incluyendo las huelga general Tradeunionista hasta las Políticas, las que como en Rusia llevaron al socialismo al Partido Bolchevique de esa Región; pero también coincide con la existencia de la Primera, Segunda y Tercera Internacional Comunista, el surgimiento, desarrollo y consolidación de las famosas teorías d la Plusvalía de Carlos Marx, así como la difusión del Capital, entre los miembros avanzados de dicha clase.

No siempre fue así, debido a que dentro de la clase obrera han existido teorías Anarcosindicalistas, Tradeunionistas, Reformistas y Oportunistas. También surgieron los Burócratas Sindicales, los Aristócratas Obreros, los sindicatos corporativizados, los sindicatos Blancos, los sindicatos charros y Neo charros de Izquierda y por supuesto, las teorías ultra revolucionarias, en su seno.

Después veremos cómo en México se han desplegado la mayoría de estas, en diferentes momentos de su historia.

El plan de esta serie de artículos consiste en una somera introducción, después señalar algunos elementos de la historia de la clase obrera Mexicana y sus más importante inflexiones: La creación del articulo 123 Apartado A y B,  los Batallones Rojos, La creación de la CTM en 1936, el Congreso del Trabajo en 1966, que aglutina por lo menos; 20 Sindicatos Nacionales, 23 Federaciones y 12 Confederaciones y aunque la tasa de Sindicación no muestra un incremento en los últimos años, no son despreciables sus cinco millones de miembros.

La paradoja más grande de la historia contemporánea de México es que a los partidos de Izquierda o quienes, cuando menos así se denominan, son los que menos referencia hacen de esta clase y por lo tanto, los que menos importancia le prestan. “Cosas Veredes Sancho”…

Si el capital nunca tuvo ni  ha tenido patria, la clase obrera surgió en un contexto de flujos ideológicos también mundiales, con matrices que van desde; El Anarquismo, la Derecha, El Cristianismo, la Izquierda y la Socialdemocracia. Para una buena cantidad de expertos y especialistas, los tres grandes acontecimientos que contribuyeron a la consolidación de la clase obrera en el mundo, fueron:

  • La Comuna de París (1870)
  • La Huelga General de los Obreros de Chicago (USA) el 1º. De Mayo de 1886.
  • La Revolución Rusa de 1917.

De lo contrario, no habría explicación para el surgimiento de los tres grandes organismos mundiales del sindicalismo en el planeta, entre otros:

  • La Federación sindical Mundial (FSM) de orientación Comunista
  • La Confederación Internacional de Organismos Sindicales Libres (CIOSL) de orientación Democrática Liberal
  • La Confederación Mundial del Trabajo (CMT) de orientación Social-Cristiana.

Con la implosión del Socialismo Soviético en 1991, las dos últimas son las que vienen prevaleciendo en el espectro internacional.

Para efecto de análisis no específico de la historia de la clase obrera en México o en cualquier parte del mundo, las anteriores matrices ideológicas las encontramos en cualquier país del mundo y en México, no sería la excepción,  con el surgimiento de la Casa del Obrero Mundial, La CROM, la CGT, La CTM, La COR, La CROC, etc. O con los liderazgos como los de Valentín Campa, Demetrio Vallejo, Othón Salazar, Lombardo Toledano, José Revueltas, Fidel Velázquez Morones, Rafael Galván, etc.,

La constitución Mexicana de 1917 en su artículo 123º. Y sus apartados “A” Y “B” y el adéndum del apartado “C” en la década de los Setentas, así como su ulterior reglamentación y la creación de la Ley Federal del Trabajo (LFT) 18-28/ago./1931, estableció los mecanismos y procesos de organización de los trabajadores de las empresas industriales o no de carácter privada, de los trabajadores de Instituciones Públicas o de Gobierno (Trabajadores Burocráticos) y de los Trabajadores Universitarios, estableció así mismo,  la creación en el art. 366º. Del LFTde los diversos tipos de sindicato que podrían formarse:

I.Gremiales. II. De Empresa, III. Industriales, IV. Nacionales de Industria y V. De Oficios Varios.

Un aspecto sobresaliente de la clase obrera de hoy lo es, sin duda, algo que ni Carlos Marx o los más conspicuos ideólogos de su formación,  pudieron sospechar:

“ES EL HECHO DE QUE LOS AHORROS DE LA CLASE OBRERA DE CUALQUIER PAIS Y EN TODO EL MUNDO, REPRESENTA UNA DE LAS TRES GRANDES MASAS DEL CAPITAL MUNDIAL Y QUE POR LO TANTO, QUERAMOS O NÓ, ESTÁ AL IGUAL Y AL TÚ POR TÚ, CON LOS CORPORATIVOS TRANSNACIONALES, Y CON LA GRAN BOLSA DE LA ECONOMÍA INFORMAL EN CAPACIDAD DE DISPONER DE CAPITAL FINANCIERO PLANETARIO.

De tal suerte que no fue un acto de ocurrencia la creación en Mayo de 1977, por José López Portillo del famoso Banco Obrero, con la cantidad de 100 millones, siendo entregado para su administración a la CTM del inveterado Fidel Velázquez.

Finalmente como producto de las crisis y malos manejos quebraría en los primeros años del gobierno de Vicente Fox.

No será la capacidad económica el principal impedimento para que la clase obrera Mexicana pueda alcanzar el Paraíso como diría el gran director Elio Petri en su genial película.

En México los Sindicatos al igual que Cooperativas y Ejidos, son entidades constitutivas del Sector Social de la Economía y de acuerdo al marco Constitucional de 1917, pueden derivar o crear Sociedades Mercantiles; los únicos requisitos serían la voluntad, Organización y firme determinación para lograrlo. Es indudable que entre otras,  una de las razones de las fallas en la administración Fiduciaria del Banco Obrero, fue la ausencia de capacitación y know how en materia de Finanzas Corporativas, lo cual se resuelve con la formación de un selecto Pool de Especialistas en las universidades seleccionadas en dicho campo. Es necesario por otro lado, la creación de Alianzas estratégicas y Joint Ventures entre Centrales Obreras y Sindicatos Nacionales y Sociedades Ejidales y Cooperativas, con el propósito de la defensa y solidaridad con los fondos de pensiones, retiros, jubilaciones y otros y también para la creación de sólidos corporativos mercantiles. (Existen por cierto, varias experiencias exitosas en México)

El único requisito será la de amarrar las manos a la burocracia Obrera (Comités ejecutivos y lideres), garantizar la transparencia en materia de cuotas sindicales obreras, debido a que están o deben estar tuteladas por el derecho laboral y el interés colectivo de sus miembros y del estado.

POBLACIÓN SINDICALIZADA Y TASA DE SINDICALIZACIÓN:

La clase obrera en México y en cualquier parte del mundo,  no está constituida por los trabajadores sindicalizados y éstos (Los Trabajadores Sindicalizados) no son la mejor garantía de que posean conciencia de Clase, de hecho, en estos se dio LA BUROCRACIA OBRERA, LA ARISTOCRACIA OBRERA, LOS SINDICATOS DE EMPRESA (Que se conocen como BLANCOS) y los grupos de activistas liquidacionistas o divisores de su movimiento. Empero si se desean  obtener datos aproximados al respecto, es necesario accesar a la Dirección de Registro  de Asociaciones de la Secretaría del Trabajo y Previsión Social, que concentra los datos de los trabajadores  del sector Privado (Apartado “A”), mas los registros del Tribunal Superior de Conciliación y Arbitraje del ISSSTE, para los trabajadores del sector Público (Apartado “B”). En cuanto a los trabajadores Universitarios, tanto del sector Público o Privado, los podemos encontrar parcialmente en la SEP y en

CUADRO COMPARATIVO DE LA TASA DE SINDICALIZACIÓN EN MÉXICO

(autoría personal)

 

  I                II                  III                 IV                 V                VI                VII

 

1990    87,064,847   24,o63.        23,400        10,800.       4,300.             9.0%

2000  100,895,811   35,445.        28,900         13,200       4,700.            13.8%

2010  114,255,555   46,292-        39,695         13,800       4,600.             11.7%

2017  125,675,351       54,369.        52,438         14,500       4,900.             10.3%

 

DESGLOSE: I. = AÑO, II. =POB. TOTAL, III. =P.E.A.,  IV. = POB- OCUPADA, V. = POB. ASEGURADA, VI. = POB. SINDICALIZADA, VII. =TASA DE SINDICALIZACIÓN.

En el cuadro anterior, no aparece el conjunto de trabajadores que participan en la Economía Informal, que por diversas estimaciones están en el 30-35% de la PEA y en tanto los órganos encargados de la medición no presenten una metodología creible para su procesamiento, no sería objetivo considerarlo, desde luego, en ella estaría comprendida la población desempleada y subempleada de México-

Por último, dos amenazas se ciernen sobre la clase obrera mexicana: 1. Las reformas Laborales flexibles y desregulares,  impulsadas por centrales y lideres totalmente identificados con el oportunismo mas ramplón, el débil incremento al salario minimo y la aparición de la automatización tecnológica (Lo cual será tema de otros artículos)

En respuesta a la pregunta del encabezado de  la serie:

EMPERO DE QUE PUEDE: PUEDE Y RETEPUEDE.