Opiniones

Héctor Murillo Aguilar – “VICIOS PRIVADOS Y VIRTUDES PÚBLICAS DE LA IZQUIERDA MEXICANA”

   Héctor Murillo Aguilar

   “VICIOS PRIVADOS Y VIRTUDES PÚBLICAS DE LA IZQUIERDA MEXICANA”

 

 

Un tema tabú tanto en las democracias occidentales como en las Socialistas (O lo que queda de éstas) es la “Democracia” interna de los partidos de Izquierda, y la questíncula teórica de como pensar y racionalizar el concepto de “Democracia” en general,  dentro de los sistemas económicos capitalistas o la “Democracias occidentales” como popularmente se les denomina.

Los creadores o quienes originaron las teorías socialistas no triunfaron por medios electorales, sino la mayoría de ellos, por acciones revolucionarias, guerras civiles, insurrecciones o luchas revolucionarias. No lo hicieron por simples posturas, sino por que nunca creyeron en la democracia burguesa o capitalista, a la cual los socialistas mexicanos le tienen tan desmesurado afecto y adoración.

Damos por sentado,  es decir, de pronta resolución, el hecho de que la democracia tanto para Carlos Marx y más aun,  para Vladimir Lénin, no era mas que un divertimento,  o una pantalla por medio de la cual la burguesía o el capitalismo moderno, trataba de edulcorar la explotación de los trabajadores asalariados, un cascarón que les permitía cambiar de amos cada cierto tiempo, saboreando diferentes estilos para ser explotados, no para ser libres o autónomos, dado que jamás se podría en un régimen de esclavitud asalariada.

Así las cosas le tocó a Vladimir Lénin, antes y durante la revolución rusa, la creación de un concepto, que todavía hasta hoy,  permea a todos los partidos de izquierda, de manera vertical y horizontal, tanto si están en el poder como si no lo están, dicho concepto es : “El centralismo democrático”, para Lénin, el centralismo democrático era la única forma de construir  sólidas organizaciones comunistas, sobre todo cuando la represión y la policía política de los capitalistas,  amenazaba con la destrucción despiadada de las mínimas formas de organización de las masas explotadas. En términos sencillos significaba que dos o cinco personas decidieran construir una organización de izquierda y que cada uno de estos, reproducía a los lados o para abajo, miles o millones de organizaciones, la democracia existía en cada célula, sobre todo en la cúspide de la pirámide, pero para abajo y para los lados tenía que existir un centralismo deliberadamente aceptado por todos.  

Ha tenido tanto éxito la fórmula Leninista, no tan solo en los partidos de izquierda, sino hasta en las grandes empresas conocidas como de “Multinivel” o empresas multinacionales,  con capacidad de reducción de costos, elusión fiscal y cero gasto en publicidad y almacenaje, las cuales operan con un centralismo democrático piramidal pero para acumular capital a escala global.

Ha sido tan exitosa la fórmula para la izquierda Mexicana, que el archipopulista número uno,  como Andrés Manuel Lopez Obrador, la ha utilizado en éstos 20 años , de forma multivariada, lo que le han permitido traficar con puestos públicos, y dirigencias partidarias, delinquir con la impunidad de quien se hace el ofendido porque el y solo el representa a los pobres de México y anexas y como tal, nadie puede objetarle ni juzgarle por que inmediatamente lo acusará de pertenecer a la “Mafia del Poder”.

La última pifia de todo ello fue el proceso electoral y una encuesta amañada y fecalina,  en la elección no se sabe aún,  si para candidato a jefe de gobierno, coordinador o dirigente de Morena en la CDMX donde se prestaron para tal sainete Claudia Sheinbaum, Ricardo Monreal, Marti Batres y Mario Delgado, todo ello con la complicidad del INE y los intelectuales de la Izquierda en su conjunto que no dicen _ni recio ni despacito_  esta boca es mia por ningún motivo, como avestruces impecables de los tiempos que corren