Pluralidad Sexual

Formas de innovar en las relaciones íntimas

Añadir terceras personas a los encuentros, o utilizar las bolas chinas son dos de las más populares.

Existe un momento en toda pareja en el que la rutina hace acto de aparición, y ambos ven cómo poco a poco la llama de la pasión se va apagando dejando paso a sensaciones y sentimientos encontrados; ya que el amor que sientes por tu pareja quizás no es igual de fuerte a la hora de mantener relaciones sexuales.

Para evitar que esto pase, hay que saber cómo abordar el tema y preguntarle a tu cónyuge en todo momento si le interesaría probar cosas nuevas y sobre todo qué estaría dispuesto a probar, qué no, cuáles son sus fantasías sexuales, con qué estaría cómodo y con qué no.

CÓMO EL PROBAR COSAS NUEVAS PUEDE SALVAR UNA RELACIÓN SENTIMENTAL

Llegados a este punto, tan solo queda aplicar todos estos acuerdos previos en un futuro próximo para así volver a renovar esa pasión, y las prácticas más habituales seleccionadas por las parejas españolas suelen ser dos muy claras y diferenciadas:

El uso y añadido de juguetes sexuales a las relaciones: no siempre la penetración debe de ser el culmen de un acto sexual, ni tampoco el elemento principal de este. Los denominados como “preliminares” pueden llegar a ser muy placenteros y lo que es mejor, dar mucho juego al crear tensión sexual para ambos integrantes de la pareja. Las bolas chinas son uno de éstos juguetes sexuales que mejores situaciones pueden ofrecer en este sentido, ya que se trata de un elemento fácilmente adaptable a cualquier tipo de práctica sexual y/o situación que se presenten, y que pueden usar tanto las mujeres en la vagina como también existen bolas chinas anales adaptadas al hombre.

EL USO DE LAS BOLAS CHINAS TANTO EN HOMBRES, COMO MUJERES

Comúnmente, el uso más básico y habitual de las bolas chinas ha sido siempre el de dilatador desde su creación por un emperador o el uso extendido que le ofrecieron a este juguete las Geishas en Japón. Se puede añadir un poco de lubricante en caso de que su grosor sea demasiado grande y puedan molestar, y es un perfecto precedente tanto para las penetraciones anales como vaginales.

Otro de los beneficios que ofrecen las bolas chinas es también el de utilizarlas como medida para fortalecer los músculos de la vagina si se utilizan de forma habitual para acciones cotidianas como caminar, subir y bajar escaleras, etc. Ya que al tener cierto peso e introducirlas en ella se moverán de forma constante, trabajando dicha zona. Evidentemente, la energía cinética que se genera con este movimiento también producirá una reacción estimulante constante que puede llegar a ser muy placentera, y que igualmente ofrece la posibilidad de ser más atrevida y comenzar a recibir placer en público sin que nadie lo note ni lo sepa.

EL AÑADIDO DE TERCERAS PERSONAS EN LA RELACIÓN

Acudir a un club swinger y realizar un intercambio de parejas, contratar a una profesional del sexo (una escort) para hacer un trío, o la última moda nacida en la ciudad de Barcelona en la cual los travestis son el acompañante perfecto para una pareja con la mente abierta, pudiendo hacerle disfrutar tanto a el como a ella. La contratación de travestis Barcelona como tercer integrante de una relación sexual ha crecido en los últimos tiempos de forma exponencial, y esto ha llevado a los mismos a ser el principal activo a nivel sexual tanto para las personas que residen de forma habitual en la ciudad de Barcelona, como para los turistas que la visitan y buscan algo de diversión.

Que Barcelona sea una de las ciudades más abiertas la convierte en el lugar perfecto para que se sucedan este tipo de acontecimientos, con una gran industria enfocada en el disfrute sexual que consigue hacer de este tipo de situaciones algo normal tanto para las parejas como para hombres y mujeres en solitario. Eso sí, se debe de tener una mentalidad muy abierta para poder disfrutar al máximo de lo placentero que supone añadir un travesti a tus relaciones íntimas, y de momento Barcelona es de los pocos sitios en España donde podemos encontrar esta práctica normalizada.

Articulos relacionados