Municipio no puede desligarse de atención a caravana de migrantes

El municipio no puede ni debe retraerse del tema de la caravana de migrantes centroamericanos que se dirigen a la frontera, como lo sugirió el presidente…

Tijuana BC 25 de octubre de 2018.- El municipio no puede ni debe retraerse del tema de la caravana de migrantes centroamericanos que se dirigen a la frontera, como lo sugirió el presidente municipal alegando que es un asunto federal, expresó el regidor Manuel Rodríguez Monárrez.

“Se habla de que sólo tenemos capacidad instalada para recibir a 400 migrantes en Tijuana y a 600 en el Estado, por lo que la ciudad tendrá que habilitar albergues en unidades deportivas.

No sabemos si los migrantes escogerán Tamaulipas, Chihuahua o Baja California para intentar llegar a los Estados Unidos, pero si escogen la región estamos ante un problema”, mencionó.

El edil dijo que la crisis migratoria de la ciudad se agravará con la llegada de integrantes de la caravana, ya que no encontrarán lugares para ser atendidos y podrían sumarse a la población que ya deambula en situación de calle.

Refirió que los migrantes centroamericanos podrían enfrentarse a situaciones más difíciles que las que enfrentaron los haitianos cuando llegaron a la ciudad hace 2 años, tanto para encontrar un lugar donde dormir como para sostenerse, ya que no traen la misma cultura laboral de los caribeños.

“Me buscó el pastor Guillermo Navarrete, quien es el encargado de la asociación Fuera de la Caja que lleva alimentos a distintos albergues migrantes de la ciudad para decirme que hay  preocupación de los pastores que trabajan en desayunadores y albergues ante la eventual crisis que se avecina porque la llegada de hondureños nos va a agarrar en el peor momento de la transición federal y con un gobierno estatal con recursos muy limitados para atender el tema”, declaró.

Es urgente, indicó, que la ciudad se empiece a preparar para recibir al contingente de migrantes y no esperar a que estén aquí para empezar a actuar.

Rodríguez Monárrez, manifestó que al ser Tijuana un punto constante de recepción de migrantes refugiados que buscan asilo por falta de violencia y falta de oportunidades, se deben de habilitar de manera permanente albergues donde  se les de atención humanitaria.

“Mi acuerdo con el pastor Guillermo Navarrete fue llevar la preocupación a cabildo a través de un documento firmado por integrantes de la asociación dirigido a los regidores para que se ponga en marcha un plan emergente.

Llevar el tema a la Comisión de Asuntos Fronterizos del Senado, para que el senador Jaime Bonilla pueda solicitar que se canalicen recursos federales en el presupuesto 2019 para el tema migrante en Baja California”, comentó.

El regidor, añadió que se estará al pendiente para ver quien quedará a cargo del Instituto Nacional de Migración y dirigirle la solicitud para que Tijuana cuente con instalaciones que puedan albergar grandes flujos migratorios.