Política

Autoriza NADBANK financiamiento para rehabilitación de colector poniente

Autoriza NADBANK financiamiento para rehabilitación de colector poniente.

El Consejo directivo del Banco de Desarrollo para América del Norte (NadBank), aprobó, por mayoría, un fondeo por un 1.7 millones de dólares para la rehabilitación del colector poniente, así como el reemplazo de colectores secundarios que recorren Playas de Tijuana, a fin de reducir las fallas y riesgos sanitarios que aquejan a las comunidades de ambos lados de la frontera, anunció el regidor Manuel Rodríguez Monarrez.

En entrevista telefónica, desde la ciudad de San Antonio, Texas; el también presidente de la Comisión de Desarrollo Económico del H. Cabildo de Tijuana, explicó que el recurso, beneficiará a más de 92 mil residentes de la delegación Playas de Tijuana, que padecen los estragos de la contaminación por aguas negras.

Además de mejorar la infraestructura de diversas plantas de tratamiento, mediante la aplicación de recursos adicionales, cofinanciados por la agencia medioambiental de Estados Unidos (EPA), por sus siglas en inglés.

El edil, señaló que en este tema que aqueja a tantas familias de ambos lados de la frontera, trabaja de la mano con el alcalde Imperial Beach, Serge Dedina, para presionar a las autoridades federales y estatales para solucionar esta problemática que impacta la economía turística de Tijuana y el sur de California.

Refirió que el financiamiento a fondo perdido y que será efectivo a partir de 2018, permitirá la rehabilitación de colectores primarios y secundarios, proyecto que junto con la Comisión de Desarrollo Económico, trabajó la arquitecta Carmen Romo, representante de la asociación “Tijuana Calidad de Vida”,  ya que actualmente la planta binacional no cuenta con la capacidad necesaria para albergar el cauce del río Tijuana, impactando el medio ambiente.

Rodríguez Monarrez, advirtió la desaparición de la Comisión de Cooperación Ecológica Fronteriza (COCEF), organismo que gestionaba la infraestructura medioambiental entre México y Estados Unidos, a partir del 10 de Noviembre.

“Me voy con sentimientos encontrados por un lado contento por la resolución para mejorar el sistema de drenaje colapsado de Tijuana,  pero por otro preocupado porque con la desaparición del COCEF se demuestra que en la era Trump, la política ambiental no es prioridad para las comunidades fronterizas de ambos lados”, concluyó.