Demandan a Gobierno del Estado por emergencia sanitaria

Tijuana BC.- Ante la negligencia y la falta de interés para resolver el problema de contaminación en la zona costa de ambos lados de la frontera,

Tijuana BC.- Ante la negligencia y la falta de interés para resolver el problema de contaminación en la zona costa de ambos lados de la frontera, autoridades de ambos lados de la frontera encabezadas por el alcalde de Imperial Beach, Serge Dedina y del regidor de Morena, Manuel Rodríguez Monárrez demandaron al gobernador Francisco Vega de Lamadrid.

La acción legal fue presentada en la zona de Punta Bandera que es el punto crítico desde donde se vierten miles de litros de aguas negras hacia el mar.

El regidor Manuel Rodríguez Monárrez, señaló que esta demanda internacional interpuesta en contra del gobernador es por ser responsable de la grave emergencia sanitaria que se vive en las playas de Tijuana e Imperial Beach y que ha afectado la salud de los bañistas y de quienes visitan las zonas.

Destacó que hasta el 94% de las aguas de drenaje no están siendo debidamente tratadas en la planta de Punta Bandera y se está arrojando de manera directa al mar contaminando la región costera binacional desde la zona de Rosarito hasta 25 kilómetros al norte dependiendo de los flujos marítimos.

En la acción legal, agregó, participaron integrantes de organizaciones ambientalistas como Paloma Aguirre quien forma parte de Wild Coast; así como aficionados al deporte del surf.

“Hoy en conjunto con autoridades de California decidimos sumarnos a esta acción legal y formar parte de esta demanda internacional en contra de la Cespt y del gobernador.

La demanda se hace luego de que organizaciones ambientalistas y del deporte del surf y de que el propio gobernador de California, Jerry Brown solicitara al gobernador Francisco Vega que tomara medidas ante la grave contaminación provocada por la falta de tratamiento de aguas residuales”, manifestó.

Rodríguez Monárrez, dijo que entre la exigencia al gobierno del estado está el que se retome el plan que se tenía para reparar la infraestructura fallida y se construyan más plantas de tratamiento; así como declarar estado de emergencia y se diga la realidad sobre la grave situación de contaminación.

“El lecho marítimo y la arena demuestran que las playas no están aptas para el uso humano y han provocado enfermedades a bañistas por el flujo constante de agua contaminada.

La semana pasada hubo una reunión en Ensenada del Banco para el Desarrollo de América del Norte y aun cuando el puerto fue el anfitrión de la reunión el gobernador no se presentó dejando en claro que no hay interés en la financiación de la reparación de la planta de Punta Bandera”, comentó.

El edil hizo un enérgico llamado al gobernador Francisco Vega, ya que ha sido omiso en este tema dejando en claro que su único interés está en las desaladoras y en los intereses económicos por encima de los colectivos.

“Si hubiera interés hubiera apoyado la moción que presenté en san Antonio Texas en noviembre pasado  para la construcción de una nueva planta de tratamiento en Playa Blanca que es un punto crítico porque a lo largo de los 18 kilómetros de costa rumbo a Rosarito no hay ninguna planta de tratamiento y todos los desarrollos ahí instalados vierten sin ningún tratamiento el agua residual al mar”, concluyó.