Portada

Enganchan en redes sociales a menores para explotación sexual

Tijuana BC.- La trata de personas es un problema social antiguo con implicaciones actuales y cada vez crece el peligro de caer por la vulnerabilidad de las personas que pueden convertirse en víctimas de este delito, ya que les ofrecen grandes cantidades de dinero por medio de la explotación sexual comercial, en especial de mujeres, niños y niñas.

El modus operandi de los reclutadores va cambiando periódicamente para evitar ser detenidos y enfrentar la cárcel, pero principalmente ejercen un grado mayor de violencia en las victimas para evitar ser denunciados, lo que convierte al delito de Trata de Personas en una de las peores formas de explotación humana transformando a sus víctimas en mercancía.

Por ejemplo en los estados del centro y sureste del país como Puebla, Tlaxcala, Oaxaca, Chiapas y Veracruz, la forma de reclutamiento es regularmente por medio de la seducción y engaño, siendo durante esta primera acción que el tratante puede captar a la víctima de manera directa o indirecta.

De acuerdo al Subprocurador de Investigaciones Especiales de la Procuraduría Estatal, José María González, la captación directa se da cuando el tratante contacta a la víctima y la engaña, la seduce es decir la enamora. Otra forma de captación directa se da cuando la víctima es secuestrada, robada o sustraída para posteriormente ser explotada sexual o laboralmente lo cual no es muy común.

La captación indirecta se da mediante anuncios en medios impresos, contactos por internet, referencias de familiares o conocidos, supuestas oportunidades de empleo, agencias de reclutamiento, bares y cantinas, manipulación sentimental a través de noviazgo o matrimonio, entre otros.  Una vez que la víctima ha sido reclutada o captada, es común que para alejarla de toda red de apoyo familiar o social sea trasladada al lugar donde será explotada.

En Baja California los casos que se detectaron sobre trata de personas, fueron en el año 2015 y 2016, relacionados a las redes sociales, donde la mecánica para el reclutamiento de menores fue una fémina joven bonita y bien vestida, teléfono móvil de gama alta, le envía una solicitud de amistad a un estudiante de bachillerato, la acepta y es como la mujer tiene acceso a sus compañeras de clases o escuela que en un futuro inmediato se convirtieron en víctimas.

Las investigaciones de la Procuraduría Estatal revelaron que en algunos casos se les ofreció a las menores trabajo de edecanes, pero en realidad se trataba de tener encuentros sexuales por un pago de 1000 pesos cada uno.

“Son menores de edad que se encuentran muy vulnerables y tiene necesidad de cubrir esa parte económica que en ocasiones sus padres no pueden darles, caen en las redes de estos tratantes y empiezan a ser explotadas, les toman fotos desnudas y las suben a un portal de internet para ofrecerlas y así comienzan a llevarlas a moteles de la ciudad, pasan por ellas a la escuela y luego de terminar su servicio sexual las regresan a sus clases o a sus domicilios”, precisa el Subprocurador de Investigaciones Especiales.

Cuando las víctimas se rehusaban a no ir con determinado cliente, las multaban con 500 pesos y si ya no querían continuar con esa práctica las amenazaban con subir sus fotos al Facebook y exhibirlas entre sus amistades como sexoservidoras.

A partir de 2011 que entró en funciones la Unidad Estatal de Trata de Personas, dependiente de la Subprocuraduría de Investigaciones Especiales, ese año se iniciaron 16 averiguaciones previas con 19 víctimas rescatadas, en 2012 fueron 47 averiguaciones previas con 99 personas rescatadas, en 2013 se iniciaron 22 averiguaciones previas con 27 víctimas rescatadas, y en 2014 fueron 33 averiguaciones previas con 52 víctimas rescatadas.

Para el año 2015, las averiguaciones previas sumaron 26 con 29 víctimas rescatadas, en el año 2016 fueron 18 averiguaciones previas con 23 víctimas rescatadas y en el año 2017 fueron 18 carpetas de investigación con 21 víctimas rescatadas.

“A diferencia del año 2012 en que se elevó el inicio de averiguaciones previas y víctimas rescatadas, los demás años han ido en decremento y los últimos años muy similares. Esto acorde a que se han incrementado los programas de prevención en diferentes instancias y ámbitos de acción”, recapitula José María González.