Héctor Murillo Aguilar – PRI: “SEGUIR COMO EL TIO LOLO”

Pulverizado, devastado y sin recursos de ningún tipo, sin ánimos ni de recoger los escombros totalmente  regados por doquier, quienes realmente dirigen al

Héctor Murillo Aguilar

PRI: “SEGUIR COMO EL TIO LOLO”

Egresado de la UNAM en Economía / Maestría en derecho económico por la UAM

 

Pulverizado, devastado y sin recursos de ningún tipo, sin ánimos ni de recoger los escombros totalmente  regados por doquier, quienes realmente dirigen al todopoderoso PRI, los que siempre ordenaban desde lo alto para que el resto obedeciera, los que enseñaron a golpes, que había que comer de todo sin hacer gestos, quienes nunca tomaron en cuenta la militancia, la honradez, el esfuerzo y sacrificio del simple miembro, quienes hicieron prevalecer el centralismo mas excecrable, quienes hacían alianzas desde el centro, sin tomar en cuenta a la provincia, quienes promovieron al amigo, al cómplice y al compadre para las mejores posiciones y el resto debía forzosamente seguir obedeciendo, quienes en el vórtice de la soberbia modificaron estatutos para importar y maniobrar con  candidatos, quitar y poner dirigentes como calcetines, darle posiciones a manos llenas a dirigentes charros y corporativos que efrecían votos, dineros y componendas, esos dirigentes formados como vulgares jilgueros de virtudes y de ceremonias, hábilísimos para ensalzar a quien fuera el patrón (La hora que usted indique licenciado), pues bien, esos dirigentes siguen actuando como si nada hubiera pasado, con las mismas e inútiles representaciones,  hoy, diezmadas en el congreso federal y locales, como si la gente nunca se fuera a dar cuenta que los verdaderos jefes de un partido como el PRI, son los capitanes de una oligarquía perdedora, a la que le interesa perder o ganar, pues ellos siguen ganando de todos modos. ¿Cómo seguirle haciendo al tio lolo, cuando ni al que le dan dinero vota por ellos, cuando dentro de los saldos se pierde la madriguera de Atlacomulco?

Bajo los saldos de la reciente elección en México, los dirigentes de los tres grandes partidos derrotados, -pero por vergüenza y dignidad, más  el PRI-, deberían presentar en masa sus renuncias, con una propuesta viable de refundación que incluya por lo menos:  1. Evaluación del contexto nacional e Internacional, 2. Principios y valores 3. Planes y programas 4. Financiamientos. 5. Tácticas y Estrategias para ser oposición eficaz.

De lo contrario, valdría igualmente lo mismo, solicitar en masa la afiliación a MORENA.