Portada

Trabajar en casa: cómo ser más eficaz

Gracias al teletrabajo y otros factores, ocupar una jornada laboral sin quitarse las zapatillas es posible. Aunque no siempre es fácil.

El mundo freelance es para muchos algo parecido a la vida ideal. Quien escucha a alguien decir que trabaja desde casa piensa en que no se puede tener más suerte. Y hasta cierto grado es así, ya que se eliminan algunas incomodidades, como tener que aguantar el atasco de la hora punta, los ruidos de las discusiones con el jefe o la tensión de tener a alguien respirando en la nuca.

Sin embargo, no todo es tan agradable como parece, ya que cuando se lleva un tiempo te das cuenta de que las jornadas se pueden alargar, no hay manera de desconectar y se corre el riesgo de sufrir un burnout, o síndrome del quemado. Si te está empezando a pasar esto, no desesperes. Puedes seguir trabajando en casa sin perder la cabeza.

No te agobies

No trates de hacer todas las cosas por tus medios y a la vez. Eres una persona, no una máquina. Si tienes que gestionar mucha información, aprende a clasificarla para poder organizar tu agenda de trabajo. Igual que harías en la oficina. Las soluciones de Business Inteligence te permiten hacerlo desde cualquier lugar, así que no renuncies a ellas.

Si te cuesta concentrarte porque hay algo que está fuera de su sitio, piensa que durante tu jornada estás en el trabajo, no en casa. Si no te importaba que en la oficina las papeleras estuviesen llenas, aquí tampoco tiene que importarte.

Aprender a crear una rutina

Es posible que sientas que te cuesta arrancar. Y es que saltar de la cama y ponerte a trabajar con una taza de café en la mano no es precisamente positivo. Piensa en el proceso desde que te levantas hasta que empezabas a trabajar antes. Había tiempo para que te despejaras, y eso es lo que necesitas trabajando desde casa.

Sigue una rutina. Pon el despertador algo más temprano y sal a que te de el aire. Muévete un poco, por ejemplo dando un paseo. En casa puedes instalar pisos en una habitación para convertirla en una sala de ejercicios, si no te atrae la idea de salir fuera. Lo importante es que la rutina te ayude a despejarte y que la sigas siempre, del mismo modo a como lo haces si trabajas fuera.

Desconecta cuando termine tu jornada

Trabajar en casa es un reto, ya que al tener todo el material a mano, es muy difícil separar lo profesional de lo privado. No permitas que el trabajo ocupe más tiempo del que te hayas fijado. Y si eres el dueño de tu empresa, aprende a delegar y utilizar herramientas como las que ofrecen los cursos de rebeldes online para crear campañas de marketing. Está muy bien mirar cómo van los resultados, pero hazlo solo durante las horas de trabajo.

Algo que te ayudará a desconectar es separar el espacio de trabajo del resto de la casa. No hace falta que pongas la oficina en una habitación si no tienes espacio, pero un biombo o algo parecido es imprescindible para no ver el puesto y agobiarte.

Trabaja de forma confortable

Trabaja con una temperatura y unas condiciones de confort. Estar en casa no significa que tengas que aguantar el calor o el frío, al igual que no lo permitirías en una empresa. Por ello, crea un ambiente agradable y propicio para concentrarte y rendir mejor. Enervill, marca especialista en soluciones de climatización, tiene aparatos de aire que humedecen el ambiente, estufas para calentar tu hogar y otro tipo de elementos que harán más confortable tu lugar de trabajo. Y por extensión, del resto de la casa.

No pierdas la cabeza. Trabajar en casa es práctico, siempre que lo hagas del modo adecuado.

Articulos relacionados