¿De qué formas curar diversas enfermedades?

Cuando sentimos una molestia más o menos grave, a menudo recurrimos a los medicamentos farmacológicos que nos recomiendan los amigos…

Cuando sentimos una molestia más o menos grave, a menudo recurrimos a los medicamentos farmacológicos que nos recomiendan los amigos o familiares, ignorando los efectos del daño colateral a largo plazo que pueden producir, así que ¿por qué no optar por productos naturales como la moringa, por ejemplo?

Beneficios de la moringa para la salud

La moringa es considerado un alimento completo y útil para combatir la desnutrición, ya que es súper nutritivo y beneficioso para la salud.

De esta planta se puede consumir todo, desde las flores, raíces y semillas, hasta las hojas, de las cuales se obtiene el polvo de moringa, mientras que de las semillas se obtiene el aceite. Pero, ¿cuáles son sus beneficios?

La Moringa tiene una gran cantidad de nutrientes que la hace casi milagrosa. Es un antioxidante y un antiinflamatorio natural, además es muy efectiva para proteger el sistema inmunológico y la visión.

Gracias a la moringa beneficios, vas a poder combatir el colesterol, además que disminuye el azúcar en la sangre.

Se recomienda sobre todo como una prevención contra los problemas del envejecimiento, desde la diabetes hasta la hipertensión. En Ayurveda es utilizado como un remedio contra los trastornos intestinales, infecciones, anemia y fatiga.

De hecho, la moringa puede tener efectos más que beneficiosos sobre la circulación, la digestión, la regulación del metabolismo, incluso contra los resfriados y el acné, nutriendo nuestra piel y haciéndola más suave.

También se recomienda a las mujeres embarazadas, especialmente durante la lactancia, debido a la gran riqueza de nutrientes que posee.

La moringa se utiliza para tratar la artritis y otros dolores articulares (por ejemplo el reumatismo), pero también, contra dolores de cabeza. No obstante, no se conoce si ayuda a combatir los dolores lumbares.

Así que para estos casos puedes elegir otro tipo de tratamientos como la rizolisis lumbar, siendo esta una técnica muy efectiva que sirve para aliviar el dolor de columna.

Moringa para la gastritis

El consumo regular de raíces de moringa, tanto cocidas como crudas, alivia los problemas de pesadez gástrica, aerofagia, ardor o acidez, ya que desempeñan una acción estrogénica y anti-fermentativa que ayuda a curar la gastritis de manera rápida y para siempre

Su efecto se prolonga durante la digestión, acelerando el metabolismo y los procesos de absorción, además también se utiliza para facilitar el transporte de sustancias naturales con fines curativos a los tejidos de todo el cuerpo.

Alivia todos los trastornos gástricos y no solo eso, reduce la flatulencia y favorece el tránsito de los alimentos desde el estómago a lo largo del intestino, promoviendo así la eliminación normal de toxinas.

Si quieres saber más sobre la gastritis, puedes ver el artículo sobre cómo curar gastritis rápido en www.comocurarlagastritis.cloud.

Causas de la gastritis

Las causas pueden estar entre las más diversas, como el consumo de aspirinas, antiinflamatorios no esteroideos, AINE, drogas como la cocaína, abuso crónico de alcohol, infección por Helicobacter Pylori, enfermedades autoinmunes, reflujo de bilis en el estómago, ingestión de alimentos o bebidas corrosivas como por ejemplo bebidas carbonatadas y endulzadas; infecciones virales (especialmente en sujetos inmunodeprimidos), insuficiencia renal, etc.

Cuidado, las bacterias se encuentran en los alimentos y en el agua potable

La infección  por bacterias como el Helicobacter Pylori a menudo se produce a través del agua y los alimentos contaminados con heces (por ejemplo vegetales que han sido regados con agua contaminada).

De ahí la importancia de llevar el agua que consumes a un laboratorio analisis aguas Murcia para saber si las bacterias que están enfermando provienen de allí.

Aunque el agua es una de las  mayores fuentes de infección, en algunos casos también puede deberse a otros factores como manos contaminadas, saliva, gotas de saliva o esputo con tos. En algunos casos, la infección se transmite de madre a hijo (a través de la saliva que llega al chupete, de una cuchara y otros objetos).

Prevenir una infección por Helicobacter es bastante sencillo. En primer lugar, tanto si estás infectado como si no, debes adoptar normas de higiene personal:

  • Lávate las manos antes de comer.
  • Lava los platos antes de usarlos.
  • Utiliza productos de higiene personal.
  • No beses a todo el mundo, protege a tus seres queridos de infecciones que podrían vivir en ti.
  • Deja de fumar, tanto el tabaquismo activo como el pasivo es malo para la salud.
  • No abuses del alcohol.