Hábitos Saludables y buena vida

Llevar una vida ordenada, equilibrada física y mentalmente y con hábitos sanos de alimentación e higiene, son la clave para mantenerse saludable. El estilo

Llevar una vida ordenada, equilibrada física y mentalmente y con hábitos sanos de alimentación e higiene, son la clave para mantenerse saludable. El estilo de vida define en gran parte la salud de una persona y su completo bienestar.

Buenos hábitos

Las personas, de acuerdo a su estilo de crianza y hábitos de vida, tienen conceptos diferentes sobre  qué son los hábitos saludables. Los buenos hábitos de vida o hábitos saludables son diversos, se complementan unos a otros y mientras más equilibrada y armónicamente se practiquen, mayor efecto tendrán sobre la salud.

En este artículo, se pretende mostrar la conexión que tienen algunas prácticas sobre la salud general del organismo, desde la buena alimentación, el descanso adecuado, la higiene sexual en el hombre, hasta los beneficios de  los ejercicios para suelo pelvico en mujeres.

Son un conjunto de rutinas que deben regir el estilo de vida, a fin de mantener la buena salud y disfrutar de sus beneficios. De nada sirve realizar actividades físicas como hábito saludable para mantener una buena salud, si la alimentación no es la adecuada. Los hábitos son complementarios unos con otros y así se deben practicar.

Es importante y debe ser habitual, realizar actividades que alejen a las personas del sedentarismo. Hacer ejercicios así como aumentar la actividad social implica movimiento corporal e interacción con otras personas: hablar, bailar, practicar un deporte o cualquier actividad que genere movimiento al cuerpo y la mente es benéfica.

El sedentarismo es una epidemia, la comodidad por encima de todo, las nuevas tecnologías, el ordenador y la televisión son algunos responsables del sedentarismo que impera en muchos sectores de la población sin distinción de edad. 

La importancia de la alimentación adecuada

Una alimentación saludable, variada y equilibrada es indispensable para sentirse bien. Realizar las comidas de acuerdo a un horario establecido, mejora la asimilación de nutrientes y previene afecciones relacionadas con el sistema digestivo.

Muchas de las enfermedades crónicas no transmisibles, y enfermedades que cobran la vida de miles de personas pueden prevenirse con un estilo de vida saludable. Entre ellas, la obesidad. Y lo peor, es que algunos caen presa de productos dañinos y dietas milagrosas buscando soluciones inmediatas y sin esfuerzo.

En contraste, existen en el mercado compuestos naturales que ayudan a quemar grasas y promueven la pérdida de peso. Son muy útiles para personas que les cuesta rebajar, sin efectos secundarios. Productos como la L-carnitina, son sustancias que se encuentran naturalmente en el organismo humano.  Se puede encontrar información en  http://rapidpedia.es/I-carnitina/ sobre esta sustancia 100% natural que mejora el rendimiento físico, quema grasas y promueve la salud cardiovascular.

Descansar lo suficiente

El descanso es crucial para reponer fuerzas y estar sano. Es uno de los hábitos más importantes para mantenerse bien física y mentalmente. Hacerlo diariamente en un ambiente organizado, renovado y respirar aire fresco y limpio facilita el buen descanso. Del mismo modo, desconectar la mente y relajarse es necesario para mantener la salud mental.

Indudablemente la higiene personal debe ser rutina de hábitos saludables. La limpieza personal diaria también ha de ser un hábito sistemático. Estar limpio  y aseado es prevenir enfermedades.

Higiene y Salud Sexual

La higiene y la salud sexual son sinónimos de una vida sexual satisfactoria. Mantener una buena higiene de los órganos genitales en hombres y mujeres es muy importante para disfrutar de buena salud sexual.

Los hábitos de higiene fundamentales deben practicarse diariamente para conservar sanos los órganos genitales. La higiene de los genitales externos es tan importante como cualquier otra parte del cuerpo y es imprescindible para evitar infecciones.

El hombre por su parte, debe evitar acumulación de secreciones que puedan infectar el área del prepucio,lavarse bien con agua y jabón y las mujeres deben estar atentas al presentarse flujo o secreciones y acudir inmediatamente a consulta para ser tratadas y eliminar sospechas de posibles infecciones. Debe evitarse el exceso de duchas vaginales, porque destruyen la flora vaginal y aumentan los riesgos de infección.

Las parejas deben conocerse, tener confianza y comunicación. Estas características son determinantes para el placer sexual. Para muchos hombres es importante el tamaño de su pene e igualmente para la mujer.

En ocasiones es motivo de frustración y la pareja no lo discute, sin embargo, es determinante para el pleno y sano disfrute de la sexualidad. Los ejercicios de estimulación para el hombre hacen posible aumentar el tamaño del pene.

Están diseñados para ensanchar los cuerpos cavernosos y aumentar el volumen de sangre que circula a través de ellos, de esta manera el largo y grosor del pene aumentará. Los ejercicios de Kegel también favorecen el engrosamiento y elongación del pene. Se logrará una erección de mejor calidad y mayor duración, logrando el disfrute pleno y mayor salud sexual.

El Suelo Pélvico en la Mujer

El comportamiento de la mujer tanto físico, psicológico y social se ve afectado por los procesos de debilitamiento de los músculos de la zona pélvica. Esta debilitación ocurre generalmente en la edad adulta ocasionado por diferentes factores, pero también puede iniciarse desde la niñez causada por malos hábitos de vida. La debilitación de la musculatura pélvica puede ocasionar la disfunción de los órganos que sostiene, la vejiga, vagina, útero y el recto, provocando prolapsos e incontinencia urinaria y fecal.

Sin embargo, lo ejercicios del suelo pélvico ayudan a prevenir y recuperar esta debilitación. Se ha demostrado que la práctica de ejercicios de suelo pélvico es aplicada como estrategia de prevención de la incontinencia urinaria y la práctica regular de los ejercicios de Kegel logran un fortalecimiento adecuado de la zona pélvica. Igualmente, la terapia combinada de ejercicios hipopresivos y ejercicios de Kegel, generan un aumento de la coordinación de contracción de los músculos del suelo pélvico.

La mayoría de los adultos de esta generación, saben lo que les conviene. Solo hace falta un poco de voluntad y la motivación correcta para fomentar los buenos hábitos y aumentar la calidad de vida.