Tecnología

Los cazadores de tendencias, guías clave del marketing y la publicidad

on

Tijuana BC 1 de enero 2019.- Dentro del universo del marketing y la publicidad, en el Reino Unido se les llama coolhunters. En España llevan por nombre cazadores de tendencias y resultan indispensables para el hallazgo de nuevas ideas y conductas que acabarán transformándose en elementos con altos índices de consumo, aquí y en otros países. Las empresas lo saben y han convertido esta figura en un faro inamovible a combinar con los mejores publicistas y servicios de traducción como tracendio.com, a fin de conquistar otras fronteras.

Estos nuevos visionarios, presentes en las estrategias más sofisticadas de publicidad, no sólo tienen cabida en las etapas clave de la proyección de nuevos productos, sino que además se encargan de llevar a cabo proyectos tan minuciosos como los que se desprenden las diferentes disciplinas; diseño gráfico, tratamiento de marca o diseño de packaging, entre otras.

Visión de negocio

La idea perseguida dentro del ámbito empresarial es tan clara como contundente: promover el ahorro en los gastos del proceso, puesto que la mano de los cazadores de tendencias posibilita la eliminación del intermediario entre la idea y la concreción de sus formas, que pueden ir desde campañas publicitarias gigantes hasta elementos promocionales como pins personalizados.

La mayoría de las empresas de nuestro país ya engordan sus plantillas de trabajadores con los servicios de estos expertos especializados en encontrar tendencias de las que extraer un rédito poliédrico aplicable en cualquier ámbito. El efecto es tal, que incluso unos buenos rotulos de neon podrían significar el comienzo de una gran estrategia de coolhunting.

Se trata de una profesión enormemente valorada y cuya tentativa pasa por la búsqueda de productos, símbolos y modos sociales. Un perfil que acumula el poder de la anticipación, ya que estas personas son capaces de delimitar el futuro en términos elementales para prever las inclinaciones de los consumidores.

Tal es la relevancia de esta figura, que los centros académicos más prestigiosos del país ya cuentan con materias orientadas a profundizar en la investigación y el desarrollo del coolhunting. En este sentido, nos encontramos ante un modo de perpetuar las técnicas más exitosas.

El coolhunting tiene un origen más o menos fortuito como disciplina dentro de la publicidad. Surge en Estados Unidos en la década de los noventa después de que el New Yorker implantara el término tras catalogar así a DeeDee Gordon, la primera publicista dedicada a la exploración del mercado.

El perfil y su influencia

El análisis de las tendencias dirige su mirada especialmente hacia las personas con edades comprendidas entre los dieciocho y los treinta años. Y es que esta franja supone el inicio de toda esta carrera, ya que es en ella donde existe un mayor número de destinatarios y emisores de códigos, hábitos y gustos determinantes en la cultura.

Además de esto, cuentan con la facilidad de incorporar con más urgencia a su vida cotidiana todas estas grandes pistas de comportamiento.

Las minorías suelen marcar el camino dentro del coolhunting. En torno al tres por ciento de la sociedad encarna el perfil del agente innovador. Su conducta se basa, en esencia, en llevar un rumbo a contracorriente, ser singulares y abandonar sus gustos y preferencias cuando ya forman parte del fenómeno de masas.

Las investigaciones de los cazadores de tendencias están aquí como una manivela imparable que las empresas utilizan para sobrepasar a sus competidores. Está claro que disponer de un conocimiento tan específico conlleva el beneficio de orientar el producto y la comunicación hacia las necesidades y los deseos del consumidor.

En la actualidad, no existe una sola empresa de éxito que carezca de coolhunters. Ejemplos tan notorios como los de Coca Cola, Adidas, El Corte Inglés o Disney, entres otras, inflan la lista gracias a sus propios visionarios, a los que forman con todo lujo de detalles y sobre los que invierten sin miedo a estar equivocados.

En definitiva, asistimos a la consolidación de un perfil profesional que se ha vuelto imprescindible en el mundo empresarial a la hora de entender y encarar los giros provenientes de las nuevas corrientes de los mercados. A las organizaciones y los departamentos de marketing y publicidad los provee de información clave, capacidades útiles y herramientas precisas para liderar en la primeras posiciones del torneo de la competencia.

Recommended for you