Tidal vs Spotify

España (Agencias) 31 de marzo de 2015.- Aunque Spotify parece ser, hoy por hoy, el rey del streaming de música bajo suscripción, eso no significa que otras compañías no quieran optar a su trono. Además de las alternativas ya existentes (pensemos en Rdio o Deezer), todo el mundo parece dar por buenos los rumores que apuntan a la entrada de Apple con su propio servicio a partir de Beats y, desde hoy en muchos países, hay un nuevo contendiente en el sector: Tidal.

España (Agencias) 31 de marzo de 2015.- Aunque Spotify parece ser, hoy por hoy, el rey del streaming de música bajo suscripción, eso no significa que otras compañías no quieran optar a su trono. Además de las alternativas ya existentes (pensemos en Rdio o Deezer), todo el mundo parece dar por buenos los rumores que apuntan a la entrada de Apple con su propio servicio a partir de Beats y, desde hoy en muchos países, hay un nuevo contendiente en el sector: Tidal.

¿Qué tiene de especial Tidal? En un momento en el que cada vez más artistas y discográficas protestan por Spotify, su reparto de ingresos y el streaming gratuito, Tidal es una alternativa quelanza el rapero Jay-Z junto a un grupo de personalidades del mundo de la música (Madonna, Rihanna, Beyoncé, Kanye West y Daft Punk, entre otros). Junto a ellos, y apoyando este proyecto, están algunas discográficas importantes, como Sony, Universal y Warner. Pero ¿en qué se diferencia exactamente Tidal de Spotify y de otras compañías?

Tidal tiene versión web y apps para móviles (de momento iOS y Android). Su catálogo es de 25 millones de canciones frente a las 30 millones de Spotify, con la salvedad de que en el primero sí que está Taylor Swift, y dan mucha importancia al descubrimiento de nueva música. Tiene acuerdos con más de 35 fabricantes para la integración de su servicio, aunque todavía están trabajando en ello. Y, desde hoy, está disponible en Norteamérica y casi toda Europa, entre otros territorios. ¿les suena?

Hasta algunas de las similitudes con otros servicios, pero ahora vamos a repasar brevemente sus diferencias frente a la competencia:

  • Sus dueños son los propios artistas: Además de Jay-Z, hay otros artistas implicados en la compañía. Según Billboard, y aunque no es oficial, colaboran otros 16 músicos de perfil alto (entre ellos Madonna, Alicia Keys, Beyoncé, Usher y Nicky Minaj), habiendo recibido cada uno un 3% de la empresa. ¿Y el resto? Se lo reparten entre Jay-Z, discográficas y otros inversores.
  • Vídeos: Además de audio, ofrecen más de 75.000 videoclips en alta definición.
  • Sin modo gratuito: Obviamente, y dado que tanto artistas como discográficas se han posicionado en contra del modo gratuito de Spotify, en Tidal no hay modo gratuito. O pagas o no escucharás nada.
  • Audio FLAC: Dejamos para el final esta gran diferencia, que es la que ellos utilizan para promocionar su servicio frente al resto: el audio loseless de alta fidelidad (FLAC/ALAC 44.1kHz / 16 bit – 1411 kbps) y el contenido de vídeo en alta definición. Respecto a este punto, os recomiendo leer nuestro análisis.
  • Precio similar, con matices: La suscripción básica cuesta 9,99 dólares, lo que es habitual para este tipo de servicios. Pero, además de no tener cuentas gratuitas, para poder escuchar el audioloseless del que tanto presumen hace falta pagar una suscripción especial de 19,99 dólares mensuales.

Pero ¿es suficiente el audio de calidad?

Tidal, como servicio, se estrenó en Estados Unidos y Reino Unido el pasado 28 de octubre. Poco a poco se han ido sumando más países, hasta el despliegue internacional que han realizado en los últimos días. España se encontraba en dicho grupo, por lo que el servicio está disponible ahora desde dentro de nuestras fronteras.

¿Es suficiente el ofrecer un streaming de audio de alta fidelidad para captar suscripciones? Personalmente tengo mis dudas. Sí que es cierto que habrá usuarios que aprecien dicha mejora en la calidad, pero no creo que sea el caso de la mayoría de clientes. Para notar considerablemente la diferencia entre ambas calidades hay que poseer un equipo relativamente avanzado (desde luego no el teléfono y los auriculares que te vienen con él), y también está el problema de que se necesita una mayor velocidad de Internet y, si es desde el móvil, una mayor tarifa de datos.

Obviamente, y a igualdad de precio, mejor cuanto mayor sea la calidad, pero no es el caso. Si Tidal ofreciese su servicio de alta calidad al mismo precio que el de la calidad estándar de la competencia, todavía podría tener algo de futuro. Pero ¿cobrando 10 dólares extra al mes? Es ahí donde entran mis dudas y lanzo una pregunta a todos aquellos que estáis leyendo este artículo y pagáis la cuota de algún servicio de streaming de música: ¿estáis dispuestos a pagar más si os suben la calidad del audio o es algo secundario? De hecho, hay algo particularmente llamativo: inicialmente Tidal tan sólo ofrecía la suscripción de 19,99 dólares, pero desde ahora han ampliado a la suscripción de calidad estándar de 9,99 dólares.

El 31 de diciembre de 2014, Tidal tenía tan sólo 12.000 suscriptores

Aspiro, la compañía matriz de Tidal que ofrece también su propio servicio de música por streaming bajo el nombre WiMP, tenía a finales de 2014 500.000 suscriptores. Sólo 12.000 de ellos procedían de TIDAL. Son cifras que ya tienen unos meses y Tidal no llegó al mercado hasta finales de octubre, pero parecen ser unos datos bastante bajos. Se entiende entonces que hayan optado también por introducir la suscripción de 9,99 dólares, con el fin de intentar quitar a sus rivales clientes no tan preocupados por la calidad del audio.

¿Significa esto que Tidal está condenado al fracaso? Nunca se sabe. No pinta bien, pero juegan con ventaja respecto a la competencia: artistas y discográficas quieren que salga adelante (de hecho, algunos de ellos están ya en modo campaña a favor del servicio). Si el día de mañana las discográficas deciden retirar su música de otros servicios que ofrezcan suscripciones gratuitas, Tidal podría recibir entonces a los millones de usuarios que quedarían desamparados. Si no es así, y sin realmente ofrecer nada diferencial respecto al resto, Tidal parece a día de hoy un servicio más de los que dan pocas razones para cambiar.

Fuente:www.xataka.com/