Boletines

Devaluación, consecuencia de malas políticas

on

Tijuana BC (Redacción) 10 de agosto de 2015.- La baja en la calidad de vida de la población mexicana, particularmente de los residentes de la frontera norte, se debe a tres variables: el incremento de impuestos, la pérdida de poder adquisitivo y la devaluación del tipo de cambio, estimó Juan Manuel Hernández Brito, ex presidente del Colegio de Contadores Públicos de Baja California (CCPBC).

“Estamos viendo y viviendo una consecuencia de las malas políticas que se han planteado, y donde el modelo económico ya no da para mucho, ya que lo que se nos vendió por la administración federal ha resultado todo lo contrario”

Añadió que el Fondo Monetario Internacional identifica el problema como: “El colapso de los precios del petróleo ha asentado un duro golpe a varios países del grupo de otros exportadores de materias primas, resultando la necesidad de aplicar medida de restricción fiscal, aumentar la flexibilidad cambiaria[1].

Dadas las perspectivas de precios mundiales de las materias primas persistentemente bajos, es probable que varios países de la región que exportan materias primas enfrenten una caída significativa y duradera de sus ingresos fiscales requiriendo un cierto esfuerzo deliberado para reducir los déficits presupuestarios”[2].

Lo que nos deja ver este organismo internacional, recalcó Juan Manuel Hernández, es que al problema de la dependencia de los energéticos y la fallida reforma que tiene nuestro país, se está haciendo incrementos en los impuestos y manejando la política cambiaria, para obtener mayores ingresos en las arcas del sistema recaudatorio, aun y cuando esto va en contra de los habitantes.

Explicó que son tres variables las que inciden en este momento en el incremento del costo de la vida, que se traduce en una baja calidad de vida: Hemos ya establecido que todos los años al inicio del ejercicio existe incrementos en los impuestos, como son el IVA, ISR sobre los salarios, Impuestos Especiales, Impuestos por Importaciones, así como las Placas de Vehículos, revalidación, impuestos predial, impuesto de alumbrado público y demás servicios u obligaciones que el ciudadano solicite al Estado (Federal, Estatal o Municipal).

Estos impuestos no siempre se incrementan en la proporción de los salarios, que en los últimos años ha sido en promedio del 3.5 % o por arriba del 3%. Si estos incrementos de salario los confrontamos con el incremento de impuestos y derechos, veremos que regularmente es mayor el incremento de los tributos que de los salarios, esto nos da una primera variable a considerar en la calidad de vida.

Ahora bien, puntualizó Hernández Brito, otros elementos a considerar es la calidad en la Canasta Alimenticia, la cual haciendo un análisis de esta, de acuerdo a datos del INEGI, se tiene identificado un promedio de 3.9 personas por vivienda y en consecuencia, la CONEVAL que mide los índices de pobreza da los siguiente resulta a Junio de 2015.

Existen dos tipos de canastas básicas, de las cuales podemos identificar la Canasta Básica Alimentaria y la No Alimentaria, estas dos tienen un costo mensual  promedio de 2,594.83 pesos por persona, en las zonas urbanas.

La Canasta Alimentaria considera un promedio de 22 grupos de productos (maíz, Trigo, Carne, Cereales, y demás que pueden considerarse básicos), estos tienen un costo mensual por persona de 1,281 pesos a junio de 2015, si viéramos en la historia cuanto se ha incrementado esta canasta alimentaria básica, tenemos que en el año 2000 esta misma tenía un costo de 558 pesos mensuales por persona, o sea que ha sufrido un incremento de 2.29 veces su valor.

Respecto a la canasta NO Alimentaria, el ex Presidente del CCPBC detalló que tiene un costo mensual promedio de 1,313.78 pesos, dicho monto se determina con 12 productos o servicios:

bien o servicio

 

Datos de la CONEVAL

“En dicha canasta no puedo decir que refleje en realidad lo que en nuestro estado o ciudad ocurra, ya que extrayendo el concepto de transporte público, veremos que si una persona en Tijuana utilizara el servicio dos veces al día, tendríamos un costo promedio diaria de 22 pesos por los días promedios trabajados mensuales nos daría como resultado 440 pesos, lo que nos refleja que dicha canasta tiene grandes diferencias, seguramente este análisis puedo haberse hecho con datos del Distrito Federal”.

En consecuencia tenemos la segunda variable, en donde la canasta básica alimentaria y no alimentaria no corresponde a la realidad.

Para el Director del Corporativo de Consultores Profesionales, para todos los habitantes de las zonas fronterizas, tenemos factores que inciden directamente en los costos de la canasta básica Alimentaria y NO Alimentaria, este fenómeno se llama Tipo de Cambio, a lo cual tenemos el siguiente análisis:

tipo de cambio promedio

Fuente: Banco de México

Para nosotros, los residentes de las zonas fronterizas, este fenómeno en la canasta básica representa 7.53% como incremento la moneda extranjera, respecto al peso, ahora bien si lo traducimos a un gasto, observaremos diversos fenómenos:

En lo que va del ejercicio el 7.53% representa una pérdida en el poder adquisitivo o bien el gasto de los que residimos en esta zona, de igual forma el ciudadano o ama de casa, comerciantes ven mermados sus consumos.

Para el Contador Público Certificado con una maestría en Finanzas, para los comerciantes representa un incremento de sus gastos y costos, ya que la mayoría de las mercancías tienen que ser compradas en el extrajera y regularmente las operaciones se hace en esta divisa, lo que traduce que no sólo el pago de la mercancía se incrementa, sino también los impuestos y derechos para la importación de esos productos.

El efecto que se observar lo vemos en la caída de algunos de los sectores en donde se han paralizado hasta en un 70% en sus ventas o ingresos.

De igual forma, las deudas de las empresas y de los residentes contratados en este momento se ven incrementadas, como ejemplo, rentas, mercancías, créditos y demás, ya que de forma virtual se incrementan sus pasivos, esto traerá perdidas por el manejo de esta moneda.

Hernández Brito opinó que tenemos que convivir con este elemento, lo que día a día vemos que los costos de los productos y servicios se ven inalcanzables, o bien hemos tenido que cambiar los hábitos de alimentación y vida.

Preguntó ¿Qué hacer para revertir esta situación? Primero, es que el gobierno deje sus excesos de gastos, y con ello  incremento en los impuestos, derechos y servicios que proporcionan, ya que a ellos les corresponde velar por la calidad de vida de los ciudadanos.

Segundo, establecer una política económica adecuada a la región, en donde la inversión que lleguen debe contribuir con mejores salarios, que apoyen  a la subsistencia de las familias, ya que en la práctica una persona padre de familia tendría que ganar por lo menos 10,119.83 para cubrir sus necesidades mínimas de subsistencia, considerando los habitantes de los que dice INEGI (3.9 por casa).

error: Contenido protegido!!!