Decisión 2019

ColumnadeelAngel – Dejar de ser perros

on

  ColumnadeelAngel

  Dejar de ser perros

  Sígueme en Twitter @Angelgc77

 

¿Quién cree que va a ganar en las próximas elecciones?

Preguntó una de las alumnas en la materia de comunicación que imparto en una de las preparatorias más prestigiadas del país.

Sin duda, este cuestionamiento fue producto de la expectativa que crearon los tres principales contendientes a la presidencia de México en sus campañas internas en los últimos meses y el derroche mediático que hicieron de recursos para justificar el periodo informativo hacia miembros de sus partidos.

Una campaña plagada de pleitos, denuncias, ataques y acusaciones de corrupción, lavado de dinero, ineptitud, populismo, impunidad y mesianismo con la que muchos mexicanos no han logrado identificarse para ir formulando una decisión informada y crítica.

La respuesta al cuestionamiento de mi alumna del sexto semestre de bachillerato fue en tres vertientes.

Primero, en la versión de sus contrincantes, el candidato de la coalición que encabeza el PRI, representa la continuidad y la corrupción. A pesar de que Meade ha participado en tres administraciones federales, hoy se esfumaron todas las cualidades que en su momento le vieron a favor del país.

Para el oriundo de Macuspana Tabasco, ustedes “Ya saben quién”, su tercera incursión en una campaña en búsqueda de la silla presidencial representa una política arcaica, con ideas populistas que lo asociaron con los rusos y con la política Bolivariana, lo que representaría un peligro para México.

Por su parte el llamado “Niño Maravilla”, quien se adueñó del PAN para echar abajo todos los logros democráticos por transparentar elecciones internas, padrones y contiendas llenas de pasión azul, hoy se jacta de ser la mejor opción para gobernar a México, en medio de acusaciones de enriquecimiento inexplicable y lavado de dinero, señalamientos que no ha podido explicar mientras acusa el uso faccioso de las instituciones por parte del gobierno priista.

Este aspecto, parece que los jóvenes panistas lo han olvidado ya que, en 2005, el gobierno encabezado por Vicente Fox hizo lo mismo con López Obrador, al tratar de desaforarlo usando el poder del estado y de la legislatura federal donde por cierto era diputada Margarita Zavala y Felipe Calderón disfrutaba junto con Ernesto Cordero un “Black Label” en la terraza de un hotel en la ciudad californiana de San Diego.

Cualesquiera que sean los argumentos para elegir o rechazar alguno de los candidatos que buscan ganar las elecciones, no hay propuestas definidas que le permitan al electorado decidirse por uno de los tres. Es más, los millones de spots dirigidos a promover sus plataformas políticas han servido como estrategia disuasiva en tiempos donde se requiere que la gente salga a hacer valido el derecho de elegir.

El seguir alentando el odio y la confrontación entre partidos si harán que la democracia desaparezca y cada vez el sistema político mexicano se parezca al de Venezuela donde la democracia es simulada y la participación es cada vez menos, todo como producto del hartazgo y desánimo popular.

Después de argumentar en clase sobre la pregunta sobre las preferencias electorales, cuestioné:

En caso de que resultara ganador José Antonio Meade, Ricardo Anaya o López Obrador…

  1. ¿Dejaremos de buscar meternos en la fila para cruzar a Estados Unidos, sin permiso y de manera ventajosa?
  2. ¿Ya no vamos a pedir favores a amigos funcionarios para evadir alguna multa, infracción o permiso de gobierno y evadir la acción del gobierno?
  3. ¿Dejaremos de avisar en redes sociales dónde se instaló un retén de alcoholímetro para que nuestros amigos sigan conduciendo borrachos sin ser sancionados?
  4. ¿Vamos a dejar de sobornar a los policías que nos detiene por infracciones de tránsito, para que nos dejen ir?
  5. ¿Vamos a dejar de copiar en un examen, plagiarnos un trabajo final, alguna tesis o tarea?

Es decir, ¿la situación que atravesamos cambiará si gana el Peje, Meade o Anaya?

No, respondieron a coro la mayoría de jóvenes, que atentos escuchaban la explicación en aquella mañana de marzo en la Prepa Lázaro Cárdenas de Tijuana.

El sistema político mexicano no cambiara si llega PAN, PRI o Morena; los intereses que cada uno representan no cambiarán por arte de magia.

Fox ofreció sacar al PRI de los Pinos y lo cumplió, pero nunca dijo en su campaña de qué forma iba a gobernar y como iba a entregar el país una vez que concluyera su mandato.

Felipe Calderón se enfrentó a la maquinaria de su partido el gobierno, incluso Fox lo corrió de la Secretaria de Energía llamándolo “Imprudente” en lo que resulto su inicio para buscar la candidatura del PAN a la presidencia de México en 2006.

Felipe Calderón recorrió el país con la bandera de ser víctima de la imposicio0n que se pretendía concretar con Santiago Creel como el “Oficial” y ello le valió que el panismo se uniera para elegirlo como candidato y llevarlo a los Pinos. Pero ya en el poder fue quien les dio entrada a las imposiciones de candidatos en los estados acabando con las contiendas internas, único valor que diferenciaba al PAN del PRI. En Tijuana por ejemplo impuso Carlos Torres en 2010 como candidato a alcalde de Tijuana, perdiendo la elección local.

Regresó el PRI con Peña Nieto y los muertos de Calderón fueron un juego de kínder a comparación de los que dejará Peña por abrir la puerta grupos delincuenciales que se disputan el control del narcotráfico.

Para los alumnos de aquella clase de comunicación política y periodismo fue impresionante ver como su rostro cambiaba ante dichos argumentos lo que, para mí, significó que no hay hasta hoy un ente político con la capacidad de comunicar y lograr inspirar a los jóvenes a participar.

Concluí mi argumentación diciendo:

Jóvenes, en esta contienda donde ustedes tendrán la oportunidad por vez primera de ejercer su derecho a decidir, deben tomar en cuenta que en México todavía tenemos la oportunidad de elegir con nuestra participación a los gobernantes, pero algo más importante de votar por Meade, Anaya y Obrador, es cambiar como ciudadanos y la mejor forma de ejemplificar fue parafraseando a Manuel Coluthier:

En esta elección “No solo se trata de cambiar de amo, sino dejar de ser perros”

error: Contenido protegido!!!